Ciencias y Arte

Noticias y comentarios sobre Ciencia Política, Administración Pública, Economía y Arte

>Why the Mideast revolts will help al-Qaeda

>

By Michael Scheuer, chief of the CIA’s Osama bin Laden unit from 1996 to 1999 and an adjunct professor of security studies at Georgetown University. He is the author of the new biography Osama bin Laden (THE WASHINGTON POST, 06/03/11):
The rush in the West to proclaim the advance of democracy in the Arab world has led to the propagation of an ill-conceived and dangerous corollary: that the revolts in the Middle East and North Africa also mark the irrelevance of al-Qaeda and other Islamist militant groups.
Al Qaeda Sees History Fly By,” declared the New York Times. “Uprisings Put al Qaeda on Sidelines,” asserted the Wall Street Journal. And Western politicians, academics and even intelligence specialists appear to agree that, with peaceful and pro-democratic change afoot in the Middle East, the world has moved beyond al-Qaeda, leaving Osama bin Laden writhing in the dust.
If only that were true. Since bin Laden declared war against the United States in 1996, al-Qaeda’s main goals have included the destruction of the Arab world’s tyrannies and of Israel. The events of recent weeks only move al-Qaeda closer to those objectives.
Today, the dictatorships of Zine el-Abidine Ben Ali in Tunisia and Hosni Mubarak in Egypt are gone. Yemen’s President Ali Abdullah Saleh is little more than the mayor of his capital city of Sanaa. And Col. Moammar Gaddafi may be on his way out in Libya, unless some knee-jerk U.S.-led intervention saves him by refocusing Libyan and other North African Islamists on what they consider an infidel threat greater than Gaddafi.
As for Israel, the fall of Mubarak – and the unsealing of Egypt’s border with Gaza – pose a security disaster equal to the destruction of Saddam Hussein’s regime in Iraq. Israel’s two anti-Islamist shields to the east and to the west are now history.
All of this amounts to an enormous strategic step forward for al-Qaeda. That these victories have come with virtually no investment of manpower or money by the terrorist network, and with self-defeating applause from the Facebook-obsessed, Twitter-addled West, only makes them all the sweeter for bin Laden.
Peering into the future, the autocrats’ probable successors likewise offer abundant good news for al-Qaeda and kindred groups. In Egypt, Tunisia, Libya, Yemen and any other nation with a U.S.-supported tyranny that sinks in the weeks and months ahead, the role of Islamist groups will become larger – and over time perhaps dominant – if only because the populations in play are almost entirely Muslim and because Islamist groups have the most effective nationwide infrastructures to replace the old guard. And most do and will receive funding, openly or covertly, from always generous donors in Saudi Arabia and other oil-rich Sunni gulf states.
Each new regime is likely to host a more open, religion-friendly environment for speech, assembly and press freedoms than did Mubarak and his ilk. So it will be easier for media-savvy Islamist groups – whether peaceful or militant – to proselytize, publish and foment without immediate threat of arrest and incarceration. Indeed, Washington and its Western allies will dogmatically urge the new governments to maintain such freedoms, even as the Islamists capitalize on them.
The Islamists will follow the formulas for gaining power and then governing that are detailed in the Koran and the Sunnah, the prophet Muhammad’s sayings and traditions. Western experts have long failed to recognize these documents as Islam’s equivalent to the Declaration of Independence, the Constitution and the Federalist Papers. In Egypt, for example, governance based on them would be far more familiar, comfortable and culturally appropriate than anything opposition leader Mohamed El Baradei and his followers could offer.
The blessing of the Arab revolts for al-Qaeda and its allies also can be seen in the opening of prisons across Egypt, Tunisia and Libya. In Egypt alone, the news media are reporting that at least 17,000 prisoners have been freed. Many of those released are not thieves and murderers, but Islamist firebrands that the regimes had jailed to protect their internal security – at times even at the request and with the funding of Washington and its allies. Indeed, many were incarcerated as a result of quiet cooperation between Western and Arab intelligence services; their release is a major setback for these efforts.
So al-Qaeda and like-minded groups are now being replenished by a steady flow of pious, veteran mujaheddin, each of whom will never forget that U.S. and other Western funds helped keep them jailed by Arab tyrants.
The revolts also mean that the United States and its Western allies must take on a far greater share of the counterterrorism operations that they previously conducted with the help of Arab regimes. The days of Mubarak, Saleh, Gaddafi and Ben Ali doing the dirty work for American, European and Israeli counterterrorism efforts are over. Soon it will be U.S. and Western special forces and intelligence services that will be ordered to capture or kill militants in Muslim lands – individuals that our tyrannical friends used to dispose of for us.
How tragic that in the war being waged against the United States by al-Qaeda and its allies precisely because of Washington’s relentless intervention in the Islamic world, the U.S. government will now be forced to intervene even more – or sit on the sidelines and watch al-Qaeda build or expand bases from which to threaten U.S. security.
Of course, open and vociferous participation by Islamists in the demonstrations in Cairo, Tunis, Tripoli and elsewhere would have earned a lethal and Western-supported response from Mubarak, Ben Ali and Gaddafi. So al-Qaeda, the Muslim Brotherhood and other groups simply used a talent that long ago atrophied in the West – the ability to keep their mouths shut. As usual, the West wrongly concluded that silence connotes not strategy, but impotence and irrelevance.
Bin Laden and his peers are counting on the fact that the uprisings’ secular, pro-democracy Facebookers and tweeters – so beloved of reality-averse Western journalists and politicians – are a thin veneer across a deeply pious Arab world. They are confident that these revolts are not about democratic change but about who, in societies where peaceful transfers of power are rare, will fill the vacuum left by the dictators and consolidate power. These men also know that the answer to that question will ultimately come out of the barrel of a Kalashnikov, of which they have many, along with the old tyrants’ weapons stockpiles, on which they are now feasting.
Fuente: Bitácora Almendrón. Tribuna Libre © Miguel Moliné Escalona

marzo 11, 2011 Publicado por | Al Qaeda, Medio Oriente | Deja un comentario

>¿Qué amenaza implica el terrorismo global para las sociedades abiertas?

>

Por Fernando Reinares, catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos Investigador Principal del Real Instituto Elcano (ABC, 11/09/09):

Hablar de terrorismo global es hacerlo del terrorismo relacionado directa o indirectamente con Al Qaeda. Este terrorismo global, que lo es por cuanto ambiciona la instauración de un califato panislámico que implique el dominio del credo musulmán sobre la humanidad, por la extensión geográfica de sus actores y de sus acciones, y por haber mostrado capacidad para perpetrar atentados a escala mundial, como los ocurridos hace ocho años en Nueva York y Washington, se ha transformado desde entonces. Hoy en día incluye no sólo a la elusiva estructura terrorista liderada por Osama bin Laden y Ayman al Zawahiri, sino también a sus extensiones territoriales –como Al Qaeda en la Península Arábiga, Al Qaeda en Irak o Al Qaeda en el Magreb Islámico-, a un diverso elenco de grupos y organizaciones que mantienen estrechos ligámenes con aquella -especialmente, aunque no sólo, de talibanes afganos y paquistaníes- y, por último, a células independientes e incluso individuos aislados únicamente inspirados por la propaganda extremista.

Pues bien, desde hace más de dos años ocurren cada mes centenares de atentados atribuibles a ese terrorismo global. La mayoría son obra de las aludidas extensiones territoriales de Al Qaeda o de algunos de los grupos y las organizaciones afines a la misma. No estamos ante un fenómeno amorfo, carente de articulación y liderazgo, sino ante uno polimorfo, cuyos elementos constitutivos varían en estructura y estrategia, pero comparten en lo fundamental una ideología y una agenda. Sus escenarios preferentes están en el Sur de Asia y Oriente Medio, más concretamente en Afganistán -donde el terrorismo es parte sustancial de una actividad insurgente más amplia-, Pakistán, Irak e incluso India. En estos países, los atentados perpetrados por actores vinculados al actual terrorismo global son prácticamente cotidianos, aunque difieran en magnitud y consecuencias. Sin olvidar que son asimismo frecuentes en otros como Argelia, Somalia o Yemen. Y que en la misma categoría cabría incluir un significativo número de cuantos acontecen en el norte del Cáucaso.

Pese a la retórica antioccidental que lo acompaña, el terrorismo relacionado con Al Qaeda se produce sobre todo en países cuyas poblaciones son mayoritariamente musulmanas y la mayoría de sus víctimas son musulmanes, calificados de apóstatas o renegados por los extremistas, en ocasiones por tratarse de chiíes y otras veces, las más, por no acatar las directrices que tratan de imponer los terroristas. Esta realidad pone de manifiesto que el actual terrorismo global es más la expresión de un conflicto entre musulmanes que el exponente de un choque de civilizaciones. Dicho lo cual, sus orígenes se remontan a una alianza de Al Qaeda con algunos pequeños grupos armados de orientación islamista, establecida en febrero de 1998, denominada Frente Islámico Mundial contra Judíos y Cruzados. Un eufemismo para señalar como adversario principal a las sociedades abiertas de Norteamérica y Europa, además de Israel. Este discurso se ha mantenido hasta nuestros días e implica que ciudadanos e intereses occidentales son blanco ubicuo y permanente del terrorismo global.

Ahora bien, sólo unos pocos de los miles y miles de sus atentados contabilizados desde el 11-S han tenido lugar en países occidentales. En nuestras sociedades abiertas, los actos de terrorismo global son episódicos si comparamos su frecuencia con la de otras demarcaciones geopolíticas. Este dato sitúa la amenaza para el mundo occidental en su adecuada dimensión, sin exagerar pero sin negar que dicho problema es real y todo indica que duradero. Durante los últimos ocho años, en Estados Unidos se han podido desbaratar al menos una docena de atentados en cuya planificación y ejecución intervinieron individuos relacionados con la urdimbre terrorista que gira en torno a Al Qaeda. Ahora bien, la sofisticación de estas tentativas y el perfil de sus autores han sido muy variados. No ha cesado la amenaza procedente del exterior -perpetrar un nuevo gran atentado en territorio estadounidense continúa estando entre los propósitos de Al Qaeda-, pero la eventualidad de que sean células endógenas e independientes las que perpetren actos relativamente menores de terrorismo en suelo norteamericano -incluyendo a Canadá- está ahí.

Durante ese mismo periodo de tiempo, en la Unión Europea han tenido lugar atrocidades como el 11 de marzo o el 7 de julio, si bien el número de atentados relacionados con el terrorismo global que las policías y los servicios de inteligencia han impedido es mayor del contabilizado en Estados Unidos. Entre los planes que fracasaron adquiere especial significación el que en agosto de 2006 pretendió hacer estallar, mediante explosivos líquidos, al menos siete aeronaves comerciales en ruta desde el aeropuerto de Heathrow hacia sus destinos transatlánticos. Pero no menos relevantes son los atentados previstos en Alemania para el otoño de 2007 o los que pudieron haber afectado a Barcelona y otras metrópolis continentales en 2008. En conjunto, son incidentes en los que han intervenido tanto individuos con pasaporte comunitario -algunos conversos radicalizados- como extranjeros. Individuos que constituían células dirigidas por el directorio de Al Qaeda o vinculadas con su extensión norteafricana, estaban ligados a entidades asociadas -como el Grupo Islámico Combatiente Marroquí, la Unión de Yihad Islámica o Therik e Taliban Pakistan- o formaban redes terroristas independientes.

Tal y como evoluciona, la amenaza del terrorismo global en el mundo occidental sugiere aún la posibilidad de atentados múltiples, con bombas u otros artefactos explosivos, en cuya ejecución participarían suicidas. El transporte público y la aviación civil serían blancos preferentes, sin olvidar otros cuyo menoscabo pudiera ocasionar entre decenas y centenares de muertos, o las infraestructuras energéticas. Esto alude, con todo, a atentados que, si bien pueden ocurrir en cualquier momento y sin previo aviso -¿no es una lección a extraer de los ocurridos en Madrid y Londres?-, causarían numerosas víctimas y una conmoción en la opinión pública tan considerable como coyuntural. Pero seguirían sin afectar en lo esencial el modo de vida y las instituciones occidentales. A este respecto, las sociedades abiertas han mostrado una evidente resiliencia. Para que fuese de otro modo tendrían que producirse atentados de cadencia e intensidad inusitadas, lo que no parece verosímil. O que Al Qaeda tenga éxito en la innovación devastadora que persigue. Es decir, en cometer algún acto de megaterrorismo con armas de destrucción masiva. Un atentado nuclear, por ejemplo, sí podría socavar gravemente los fundamentos del orden social y político inherentes al mundo occidental. Estadísticamente es improbable. Prevenirlo es inexcusable.

Fuente: Bitácora Almendrón. Tribuna Libre © Miguel Moliné Escalona

septiembre 15, 2009 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

>La peor visión sobre Al Qaeda

>

Por Fawaz A. Gerges, de la cátedra Christian A. Johnson de Oriente Medio, Sarah Lawrence College, Nueva York. Autor de El viaje del yihadista: dentro de la militancia musulmana, Ed. Libros de Vanguardia. Traducción: JoséMaría Puig de la Bellacasa (LA VANGUARDIA, 25/03/09):

En el artículo que publiqué en La Vanguardia el 9 de marzo, argumenté que Al Qaeda ha caído en el descrédito moral en el mundo islámico y afronta una colosal crisis de autoridad y legitimidad: el grupo de Bin Laden se ve asediado tanto interna como externamente.

Pero numerosos expertos en terrorismo, en unión de asesores de Bush, no aceptan este punto de vista; restan importancia a la crisis de legitimidad que no cesa de debilitar a Al Qaeda y a la situación de gran desgaste que aqueja al apoyo del mundo musulmán al grupo terrorista. Tales expertos sostienen que Al Qaeda está en auge y es una organización tan peligrosa como siempre, y que la yihad global es exitosa.

Los expertos recomiendan que se consideren los logros de Bin Laden durante los últimos veinte años: ha atacado el corazón de la mayor potencia de la historia mundial empantanándola además en dos guerras prolongadas y costosas y ha creado, asimismo, una exitosa franquicia global que recluta seguidores en todo el planeta.

La visión más pesimista descansa en una doble vertiente: por una parte, y aunque los seguidores de Bin Laden han sufrido un revés en Iraq y en otros países árabes, han ganado nuevo terreno a lo largo de la frontera tribal afganopakistaní; según esta perspectiva, las huestes de Al Qaeda se han reforzado en la zona tribal de la provincia noroccidental de Pakistán donde Bin Laden y Zauahiri se afanan en rehacer sus redes, atraer nuevos efectivos y tramar nuevos ataques contra objetivos occidentales; estos dos fugitivos no sólo no han sido detenidos, sino que siguen activos. Por otra parte, se arguye que Al Qaeda sigue dirigiendo y organizando sus redes y grupos subordinados en todo el mundo y que Bin Laden y Zauahiri sólo necesitan un teléfono móvil (o un mensaje) para dar órdenes a sus seguidores y elegir sus objetivos.

El conflicto en Afganistán y Pakistán reviste proporciones mucho más amplias y complejas que la concertación de una temible alianza de tribus pastunes y otras a ambos lados de la frontera contra la que consideran una amenaza extranjera contra su identidad y costumbres. La guerra ha atraído a algunos cientos de militantes islamistas de Cachemira, el mundo árabe e incluso Asia Central. Al Qaeda es un pequeño elemento de esta coalición, una especie de efecto secundario, un parásito que se alimenta del caos y la inestabilidad.

Liberar las áreas tribales pastunes de miembros de Al Qaeda y otros extremistas extranjeros requiere la conclusión de un acuerdo político que aborde los legítimos motivos de agravio de las comunidades tribales así como las inquietudes geoestratégicas de Pakistán, Irán e India. Existe asimismo un consenso entre los observadores pakistaníes y afganos en el sentido de que la reforma del sistema político y legal, la integración de las áreas tribales en el seno del marco político principal y la liberación de sus habitantes de la situación de extrema pobreza son esenciales para alcanzar una paz duradera.

Un acuerdo negociado, de laborioso y difícil alcance, con las tribus pastunes (que incorporase a los talibanes al Gobierno) redundaría probablemente en la expulsión de militantes de Al Qaeda y otros grupos del área tribal. El ejemplo de Iraq es ilustrativo.

Si bien Afganistán e Iraq son casos distintos, el desafío se cifra en distinguir las diferencias entre las tribus pastunes y los talibanes por una parte y los yihadistas globales como Al Qaeda por otra, aparte de reservar a las tribus pastunes una efectiva participación en el sistema político y económico de tal forma que se muestren contrarios a Al Qaeda.

Los pastunes no guardan ninguna historia de amor con Al Qaeda. Bin Laden, al tramar el 11-S contra EE. UU. desde Afganistán, violó los términos y condiciones de su estancia en el país y las garantías dadas al mulá Omar, jefe de los talibanes, acarreando su ruina. Fue violentamente censurado por apuñalar a sus anfitriones por la espalda, lo que constituye una blasfemia según el código del honor tribal.

El actual matrimonio de conveniencia entre los miembros de las tribus pastunes y los efectivos de Al Qaeda durará mientras las tribus que dan cobijo a Bin Laden y sus huestes les consideren como una baza a su favor, como hicieron inmediatamente tras el 11-S cuando entregaron a los combatientes extranjeros a EE. UU. En el caso de Washington, la clave estará en no meter a las tribus pastunes en el mismo saco junto con Al Qaeda, sino en intentar separarlos como hizo tardíamente en el caso de la región de Anbar en Iraq.

Resulta tranquilizador el hecho de que la nueva Administración Obama piense tantear una estrategia de mayor carácter regional frente a la guerra en Afganistán, – incluidas unas posibles conversaciones con Irán-y se muestre favorable al incipiente diálogo entre el Gobierno proestadounidense de Kabul y los posibles elementos “cooperadores” de los talibanes.

Asoman indicios alentadores en el sentido de que mengua el apoyo a la ideología de Al Qaeda entre los musulmanes europeos. Peter Clarke, ex jefe del departamento de lucha antiterrorista de la Policía Metropolitana de Nueva York, señaló en una conferencia en Florencia que las convicciones sostenidas por los conspiradores terroristas que han utilizado procedimientos legales normales han propiciado “debates constructivos” en el seno de diversas comunidades de musulmanes en Gran Bretaña que tal vez anteriormente han podido mostrarse escépticos acerca de la amenaza en cuestión. El fiscal de Milán en materia antiterrorista, Armando Spataro, manifestó asimismo que la amenaza terrorista sería difícil de sostener porque “la mayoría de los inmigrantes no aceptan las ideas terroristas”.

En cuanto a la cuestión de si Bin Laden y Zauahiri ejercen un efectivo control operativo sobre sus seguidores incondicionales, la fuerza de los hechos lo desmiente. El control de Al Qaeda sobre su débil red de seguidores se limita al jefe de sus operaciones externas, que suele instruir o sancionar los ataques de los efectivos que van por libre sin consultar a Bin Laden o a Zauahiri.

La noción de un puesto de control centralizado presupone vínculos materiales que ya no existen. Aunque Bin Laden y Zauahiri siguen aún en libertad, hibernan ocultos de modo más profundo e intenso, conscientes del precio de crear cualquier vínculo fuera del círculo más reducido de sus lugartenientes de confianza. Gran número de pruebas indican que mengua el grado de amenaza inicial de Al Qaeda y que las defecciones, divisiones internas y declive del apoyo musulmán han minado su fuerza. Desde el 11-S, Al Qaeda no ha cumplido sus reiteradas amenazas de atacar en el territorio de EE. UU. La mayoría de sus mandos y miembros veteranos han sido capturados o muertos, y sustituidos por agentes sin preparación e ineficaces.

El debilitamiento de Al Qaeda no significa que ya no sea peligroso. El terrorismo perpetrado por determinadas facciones proseguirá durante el próximo decenio, pero su movimiento ya no cuenta con una gran base de apoyo o un refugio seguro. Ahora el grupo de Bin Laden se compone principalmente de bandas errantes de terroristas suicidas en los valles y montañas en la frontera de Pakistán con Afganistán.

Militantes de todo tipo a los que he entrevistado, sobre todo yihadistas arrepentidos, saben que están en una encrucijada. En casa y en el extranjero se les acusa de desencadenar la ira de EE. UU. contra la umma (comunidad musulmana mundial). La mayoría de sus aliados los han abandonado y son censurados por el estamento religioso y la opinión musulmana. Sólo un milagro resucitará a la yihad global.

Bin Laden triunfó el 11-S e incluso puede triunfar de nuevo. Pero esta realidad, por espantosa que sea, no debe hacernos olvidar el carácter contraproducente y autolesivo del desafío de Al Qaeda.

El documento de Gran Bretaña sobre una nueva estrategia de seguridad nacional señaló recientemente que “aunque el terrorismo representa una amenaza para todas nuestras comunidades y un ataque a nuestro modo de vida, no equivale actualmente a una amenaza estratégica”. Al Qaeda ha demostrado ser su propio peor enemigo y muestra una clara vía autodestructiva. Tal vez los países occidentales deberían seguir la máxima de Napoleón: “Nunca distraigas a tu enemigo cuando está cometiendo una equivocación”.

Fuente: Bitácora Almendrón. Tribuna Libre © Miguel Moliné Escalona

marzo 25, 2009 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

>El descrédito moral de Al Qaeda

>

Por Fawaz A. Gerges, de la cátedra Christian A. Johnson de Oriente Medio, Sarah Lawrence College, Nueva York. Autor de El viaje del yihadista: dentro de la militancia musulmana, Ed. Libros de Vanguardia. Traducción: José María Puig de la Bellacasa (LA VANGUARDIA, 09/03/09):

Si se preguntan qué ha sido de Al Qaeda, sigan la pista de la opinión pública árabe y musulmana y obtendrán una imagen clara de su enorme crisis de autoridad y legitimidad. El equilibrio de fuerzas en el seno del mundo islámico ha cambiado de forma espectacular, en el sentido de una oposición tanto contra la yihad global de Al Qaeda como contra las yihad de signo local.

En la actualidad, un número creciente de musulmanes observa a Al Qaeda a través del prisma de la monstruosidad del asesinato de no combatientes en general, no sólo de civiles musulmanes. Recientes encuestas de opinión y mi propia investigación sobre el terreno corroboran que una mayoría abrumadora de musulmanes no sólo se siente poco comprensiva hacia la ideología de Osama bin Laden y sus seguidores, sino que además le echan directamente la culpa del daño que ha causado a la imagen del islam.

A pesar de sus constantes instigaciones y argumentos engañosos, Bin Laden y su segundo en el mando, Ayman al Zauahiri, se enfrentan a una grave escasez de elementos reclutados en el corazón del mundo árabe, consecuencia de su creciente crisis existencial. La nueva tendencia pone de manifiesto el descrédito moral de Al Qaeda a ojos de los musulmanes y el fracaso de la yihad global en general.

Considérense algunos resultados de los sondeos y encuestas públicas más recientes:

1. Gallup, tras efectuar decenas de miles de entrevistas directas de una hora de duración a residentes de más de 35 países predominantemente musulmanes entre el 2001 y el 2007, concluyó que el 90% de los encuestados condenaba por razones religiosas y humanitarias el asesinato de no combatientes.

2. Según una encuesta de opinión efectuada por Terror Free Tomorrow, organización sin fines de lucro que investiga las razones del apoyo o la oposición al extremismo, menos de uno de cada diez árabes saudíes tenía una opinión favorable de Al Qaeda y el 88% aprobaba que las autoridades saudíes persiguieran a sus integrantes.

3. Una encuesta efectuada en enero por la misma organización en Pakistán mostró que el apoyo a los talibanes, Bin Laden y otros grupos militantes islamistas se había reducido recientemente a la mitad. En agosto del 2007, el 33% de los pakistaníes apoyaba a Al Qaeda y el 38%, a los talibanes. En enero del 2008, el apoyo a Al Qaeda había caído al 18% y a los talibanes, al 19%.

4. Las encuestas del Pew Research Center del año pasado muestran que, en Jordania, Pakistán, Indonesia, Líbano y Bangladesh, se ha registrado un notable descenso de opiniones que consideran que los atentados suicidas y otras formas de violencia contra objetivos civiles pueden legitimarse a fin de defender el islam de sus enemigos. Amplias mayorías dicen que tales ataques son, como máximo, rara vez aceptables.

5. El cambio ha sido especialmente espectacular en Jordania, donde el 29% de los jordanos considera actualmente que los ataques suicidas pueden justificarse con frecuencia o en algunas ocasiones, contra el 57% en mayo del 2005. En el país de mayor población musulmana, Indonesia, el 74% de los encuestados coincide en afirmar que los ataques terroristas “nunca se justifican”, notable descenso respecto del 41% del nivel de apoyo registrado en marzo del 2004; en Pakistán, la cifra es del 86%; en Bangladesh, del 81%, y en Irán, del 80%.

6. Compárense estas cifras con un estudio reciente según el cual sólo el 46% de los estadounidenses cree que “las bombas y otros ataques intencionados contra civiles nunca se justifican”, mientras que el 24% cree que estos ataques se justifican “con frecuencia o en algunas ocasiones”.

7. La confianza en Bin Laden también ha disminuido en la mayoría de los países musulmanes estos años. Una encuesta de diciembre del 2007 en Arabia Saudí, el hogar de Bin Laden, reveló que sus compatriotas “se habían vuelto contra él de modo espectacular; contra su organización, contra los voluntarios de Arabia Saudí en Iraq y contra el terrorismo en general”.

En la provincia de Frontera del Noroeste de Pakistán, donde Al Qaeda posee un fuerte asidero, el porcentaje de quienes tienen una opinión favorable de Bin Laden descendió del 70% en agosto del 2007 a sólo el 4% en enero del 2008, disminución espectacular para un corto periodo.

8. Cabría haber esperado que el mensaje de Al Qaeda a los iraquíes resonara ampliamente en sus corazones, cuyo país ha sido ocupado y desangrado. Pero lo cierto es que, igual que en el caso de sus hermanos musulmanes, los iraquíes de todas las ideologías rechazaron las tácticas terroristas de Al Qaeda en Mesopotamia. Una encuesta de las cadenas ABC News, BBC y NHK en el 2007 reveló que el 100% de los encuestados – tanto suníes como chiíes-consideraba que los ataques de Al Qaeda contra civiles iraquíes eran “inadmisibles”; el 98% rechazó los intentos de los militantes de hacerse con el control de las zonas en las que opera y el 97% se opuso a sus intentos de reclutar a combatientes extranjeros y conducirlos a Iraq.

La pérdida de apoyo público ha exacerbado la crisis de legitimidad y autoridad de Bin Laden y ha perjudicado sus esfuerzos para sostener la guerra contra EE. UU. y sus aliados occidentales y de Oriente Medio. Y aunque Al Qaeda parece haber afianzado su punto de apoyo a lo largo de la frontera tribal de Pakistán con Afganistán, gracias a sus vínculos con los talibanes en ambos países, se enfrenta a desafíos insuperables en el mundo árabe, su base de apoyo histórica, social y religiosa.

En los últimos tres años, la opinión pública árabe se ha tornado crecientemente en contra de al Qaeda, que, a ojos de muchos, promete el cielo pero da muerte y polvo.

El atractivo de Al Qaeda se ha marchitado asimismo en Indonesia, el país musulmán más poblado, con la desaparición de la Yamaa Islamiya, con lazos con Al Qaeda. En especial, desde mayo del 2003, la mayoría de los hombres de Bin Laden (centenares) en la crucial Arabia Saudí – su lugar de nacimiento y centro religioso del islam-resultaron muertos o detenidos, factor que diezmó la red de Al Qaeda y afectó seriamente a las posibilidades de utilizar Arabia como feudo y base de apoyo. El fracaso catastrófico de Bin Laden en Arabia Saudí debe de doler, porque había prometido mantener allí su último baluarte; literalmente, La Meca del mundo islámico.

Durante el último ataque de Israel contra Gaza, Bin Laden trató de usar la ira en la región, instando a los musulmanes a rebelarse, y prometió que su organización abriría “nuevos frentes” contra Estados Unidos y sus aliados además de Iraq y Afganistán. Irónicamente, muchos palestinos y árabes desestimaron su llamamiento por juzgarlo más lesivo para la causa palestina y beneficioso para sus adversarios.

Bin Laden y Zauahiri se han visto reducidos a voz e imagen fijas en las pantallas de televisión y emisoras de radio, ¡lo cual no es un método muy eficaz para librar una guerra santa contra Estados Unidos y sus aliados!

Históricamente, los grupos terroristas que perdieron su base de apoyo se vieron, en último término, abandonados, por más que los propios terroristas siguieran invictos. La historia del terrorismo ultraizquierdista en Europa tras la Segunda Guerra Mundial constituye un ejemplo clásico. Los programas políticos neomarxistas de estos pequeños grupúsculos de clase media – la Fracción del Ejército Rojo en Alemania, las Brigadas Rojas en Italia, Acción Directa en Francia, y otros-mostraron escaso atractivo a ojos de los ciudadanos que los radicales confiaban movilizar.

De modo similar, la razón del fracaso de la insurgencia armada islamista contra los regímenes egipcio y argelino en los años ochenta y noventa consistió en que la opinión pública se hartó de la violencia e inestabilidad provocada por los militantes. En sus memorias publicadas inmediatamente después del 11 de septiembre del 2001, Caballeros bajo la bandera del Profeta,Zauahiri reconoció esta realidad y aconsejó a sus huestes que se esforzaran en ganarse los corazones de los musulmanes. Podría ser que tanto él y su comandante en jefe, Bin Laden, hicieran caso omiso de esta lección esencial a su propia costa.

Fuente: Bitácora Almendrón. Tribuna Libre © Miguel Moliné Escalona

marzo 11, 2009 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

>Atentados suicidas en Argelia, 2007-2008: Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI)

>

Por Anneli Botha, investigadora sobre terrorismo en el Institute for Security Studies (ISS) de Pretoria, Sudáfrica (REAL INSTITUTO ELCANO, 26/02/09):

Tema: Argelia ha sido escenario de 18 atentados suicidas entre 2007 y 2008. A pesar de la devastación causada por esos atentados, ha quedado claro que al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) está creciendo en sofisticación, quizá para venderse, cada vez más, como representante de al-Qaeda en la región.

Resumen: El 19 de agosto de 2008, Argelia sufrió su atentado suicida más devastador hasta ese momento, cuando un terrorista eligió como blanco a nuevos reclutas de la policía. A pesar de que al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) mantuvo la selección de objetivos del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), centrando sus atentados predominantemente en el Estado y sus representantes, aquel atentado dejó traslucir un cambio importante: la elección de reclutas de policía (y civiles) como objetivo recuerda a los devastadores atentados perpetrados contra reclutas de la policía en Irak. Además de esto, la comunidad internacional también está siendo testigo de un aumento del número de atentados cometidos contra representantes extranjeros de Francia, pero también de EEUU y de sus aliados en la guerra contra el terrorismo en Afganistán. Si se tiene en cuenta que los atentados suicidas son de por sí un concepto foráneo para un país que ya lleva dos decenios experimentando las devastadoras consecuencias del terrorismo, ¿qué otras tendencias y evoluciones son evidentes?

Análisis: El alineamiento oficial del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) con al-Qaeda en enero de 2007 suscitó un enorme interés entre los analistas. Como ya se mencionó en un análisis previo [1] publicado el 2 de febrero de 2007, aquella decisión no supuso una total sorpresa si se tiene en cuenta que, desde 2004, el GSPC había ido mostrando gradualmente una afinidad cada vez mayor con al-Qaeda, además de que al-Qaeda influyó en su separación del Grupo Islámico Armado (GIA) en 1998. En aquel análisis se mencionó ya que ese alineamiento con al-Qaeda evidenciaba lo siguiente:

* El compromiso del GSPC con la causa de al-Qaeda en los actuales puntos conflictivos (Irak y Afganistán), entre otras cosas mediante la realización de tareas de reclutamiento.
* La utilización de la red del GSPC en Europa, y particularmente en Francia.
* La posibilidad cada vez mayor de que se llevaran a cabo operaciones suicidas, algo que quedó claramente de manifiesto en la retórica empleada en los últimos tiempos por el GSPC, en que se adhiere a la estrategia y los principios filosóficos de al-Qaeda.
* La creciente influencia del GSPC en la región del Magreb, a pesar del descenso del número de atentados en Argelia. El GSPC integra a yihadistas argelinos, libios, marroquíes, libios, tunecinos y mauritanos, y por tanto ha dejado de ser una organización exclusivamente argelina para convertirse más bien en una organización terrorista transnacional.

Sinopsis de las operaciones suicidas

Resultaba particularmente importante que este alineamiento con al-Qaeda supondría, entre otras cosas, una “posibilidad cada vez mayor de que se llevaran a cabo operaciones suicidas”. Los hechos ocurridos en Argelia desde entonces respaldan esta triste conclusión, ya que el país ha sufrido los siguientes atentados suicidas:

* 11 de abril de 2007 – Tres terroristas suicidas eligieron como blanco de su ataque la oficina del primer ministro y una comisaría de Bab Ezzouar, en Argel.
* 11 de julio de 2007 – Diez soldados murieron y otras 35 personas resultaron heridas cuando un terrorista suicida empotró un camión cargado de explosivos contra un cuartel cercano a Lakhdaria, a unos 80 kilómetros de Argel.
* 6 de septiembre de 2007 – Un terrorista suicida a pie detonó un dispositivo explosivo junto a una multitud que aguardaba al presidente Bouteflika en Batna.
* 8 de septiembre de 2007 – Un camión bomba conducido por un suicida se empotró contra un cuartel de la guardia costera en Dellys, a unos 100 kilómetros al este de Argel.
* 21 de septiembre de 2007 – Un terrorista suicida se inmoló contra un convoy de trabajadores extranjeros contratados por una empresa francesa cerca de Lakhdaria.
* 11 de diciembre de 2007 – Dos camiones conducidos por suicidas atentaron contra el Consejo Constitucional de Argelia y el edificio de las Naciones Unidas que albergaba el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Argel.
* 2 de enero de 2008 – Un terrorista suicida empotró un camión contra la comisaría de Naciria, a 50 kilómetros de Argel.
* 29 de enero de 2008 – La comisaría de Thenia, al este de Argel, fue atacada por un camión conducido por un suicida.
* 4 de junio de 2008 – Un terrorista suicida detonó el dispositivo explosivo que portaba junto a la verja de un cuartel militar. Aunque los militares le dispararon, consiguió detonar el dispositivo. En un segundo atentado, un terrorista colocó un dispositivo explosivo cerca de un café en Bordj El Kiffan, posiblemente en un intento de llamar la atención del personal militar (aunque AQMI declaró que los responsables de los atentados habían sido dos terroristas suicidas, sólo el atentado contra el cuartel fue perpetrado por un terrorista suicida). Dos días más tarde, el 6 de junio, seis soldados perdieron la vida al estallar una bomba al borde de la carretera cerca de Cap Djinet. Ese atentado se vio seguido de otros dos el 8 de junio: el primero se dirigió contra una estación de tren de Beni Amrane, y el segundo contra el personal de primeros auxilios. El objetivo del primer atentado eran un ingeniero francés que trabajaba para Razel (una empresa francesa) y los soldados que lo acompañaban.
* 24 de julio de 2008 – Un terrorista suicida en una motocicleta atentó contra un vehículo militar cerca de Lakhdaria.
* 3 de agosto de 2008 – Un coche bomba suicida que estalló cerca de una comisaría en Tizi Ouzou causó 25 heridos, entre ellos 21 civiles y cuatro agentes de policía.
* 9 de agosto de 2008 – Un terrorista suicida empotró una furgoneta cargada con entre 200 y 300 kilos de explosivos contra un puesto de la policía en Zemmouri El Bahri, en la zona oriental de Argelia, matando a ocho personas e hiriendo a otras 19. Sin embargo, aquel ataque se produjo de noche, a diferencia de la mayoría de los demás atentados. Los documentos recuperados en la escena de la explosión sirvieron para identificar al terrorista suicida de Tizi Ouzou, lo que demuestra que ambos atentados fueron cometidos por el mismo grupo.
* 19 de agosto de 2008 – Un coche bomba suicida explotó junto a un grupo de personas que hacían cola para inscribirse en la academia de policía en el distrito de Issers de la región de Boumerdes, a 56 kilómetros al este de Argel, matando al menos a 43 personas e hiriendo a otras 45. Cuarenta y dos de los muertos y 32 de los heridos en el atentado eran civiles. También resultó muerto un policía y otros 13 resultaron heridos. La mayoría de los civiles asesinados eran personas que esperaban para inscribirse en la academia, aunque según los testigos también murieron varios automovilistas que pasaban por allí en el momento de la explosión. Este atentado es el que más víctimas ha producido por sí solo hasta el momento.
* 20 de agosto de 2008 – Dos atentados con coche bomba en el este de Argelia mataron al menos a 12 personas: una de las bombas fue detonada cerca del cuartel general de Bouira, mientras que el principal ataque se dirigió contra empleados de SNC-Lavalin, empresa canadiense de ingeniería. El terrorista suicida, que posteriormente fue identificado como Abdul Rahman Abu Zeinab Al Mauritani, atentó contra un autobús que transportaba a empleados de SNC-Lavalin cerca del Hotel Sophie. Aunque, al reivindicar la autoría del atentado, AQMI se refirió a los empleados de SNC-Lavalin como canadienses, en realidad eran ciudadanos argelinos que trabajaban para la empresa. Otro elemento importante de este atentado fue la nacionalidad mauritana de su autor, ya que los autores de los otros 17 atentados suicidas cometidos anteriormente en Argelia habían sido ciudadanos argelinos. En otras palabras, implicar a otras nacionalidades en los atentados cometidos en Argelia, frente a la utilización de Argelia como campo de reclutamiento y adiestramiento de combatientes extranjeros con destino a Irak y, en menor medida, Afganistán, podría ser reflejo de importantes aspectos de las posibles desastrosas consecuencias para la estabilidad, no sólo de Argelia, sino de toda la región en su conjunto:

* AQMI consiguió venderse como organización regional y representante de al-Qaeda.
* En vez de usar Argelia o la región en general para adiestrar a posibles combatientes extranjeros, mientras Irak experimenta una reducción de los éxitos y la influencia de al-Qaeda (que ha llevado a que la estructura se establezca en Pakistán y Afganistán), AQMI podría argüir que, en vez de luchar contra el mismo enemigo (véase el párrafo siguiente) en un país extranjero, las operaciones debería más bien dirigirse contra objetivos dentro de Argelia.

* 28 de septiembre de 2008 – Un coche bomba suicida mata a tres personas y hiere a otras seis. El atentado tuvo lugar en el distrito de Takdemt, cerca de la localidad costera de Dellys, unos 100 kilómetros al este de la capital. El suicida tenía como blanco un control conjunto del Ejército y la policía que protegía unos barracones militares cercanos.

Tendencias y posibles cambios en las operaciones suicidas

Aunque los atentados suicidas son una nueva táctica en Argelia (un país que ya ha experimentado 17 años de terrorismo), estos atentados siguen estando dirigidos principalmente contra las fuerzas de seguridad (policía y ejército), considerados representantes del gobierno argelino. La novedad en cuanto a la selección de objetivos es que ahora los atentados se dirigen también contra empresas y representantes extranjeros:

* Los empleados franceses se consideran un objetivo históricamente justificado por la violenta guerra de liberación que Argelia mantuvo con Francia para obtener su independencia.
* Los atentados dirigidos contra representantes estadounidenses (el atentado contra la empresa Brown and Root-Condor el 9 de diciembre de 2006 podría considerarse un ejemplo) están motivados fundamentalmente por la idea de que EEUU es el principal objetivo como consecuencia de la guerra que libra contra el terrorismo.
* Entre los atentados contra aliados de EEUU en su guerra contra el terrorismo en Irak y Afganistán se incluye el reciente intento de atentado contra intereses canadienses. Estos atentados podrían tener que ver con el mayor número de llamamientos a atentar contra representantes canadienses en Afganistán, en particular tras la advertencia de los talibán a Canadá, el 17 de agosto, de que si no retiraba sus tropas de Afganistán, los canadienses en el país seguirían siendo blanco de los insurgentes. El mismo día en que se produjo el atentado en Argelia, la explosión de una bomba al borde de un camino en el sur de Afganistán acabó con la vida de tres soldados canadienses (dos días más tarde, 10 soldados franceses murieron en una emboscada talibán). Aunque podría pensarse en una relación entre ambos atentados, AQMI declaró, sin embargo, que su atentado había requerido una planificación de tres meses antes de ser perpetrado. Aun así, la condición de Canadá como aliado de EEUU en Afganistán, en particular en el sur del país (el centro de las operaciones contra los talibán en las zonas tribales de Pakistán) apuntaría a la posibilidad de que AQMI estuviera imitando en Argelia las operaciones llevadas a cabo por los talibán y al-Qaeda en Afganistán y, en menor medida, en Irak, para “vender” aún más su alianza con esta organización.

La elección de intereses extranjeros, y en particular franceses, como objetivo casi podría describirse como un regreso al objetivo primigenio del GIA. El primer atentado contra extranjeros tuvo lugar el 21 de septiembre de 1993, cuando se encontró a dos topógrafos franceses degollados cerca de Sidi Bel Abbès. El atentado contra las Naciones Unidas sorprendió a todos, si bien podía haberse previsto aunque sólo fuera por lo que la ONU representa para los islamistas: “un enemigo del islam controlado por EEUU”.

Además de los objetivos seleccionados, hay otro elemento que merece atención: el modo de ejecución. Hasta ahora, la mayoría de los atentados suicidas se habían llevado a cabo con vehículos (muchos de ellos, coches y camiones robados y, últimamente, por primera vez, una motocicleta). Una novedad preocupante es que el atentado de Batna del 6 se septiembre y el atentado del 4 de junio fueron cometidos por terroristas suicidas con “chalecos bomba”, que también se han incautado en operaciones de contraterrorismo. A medida que se fue dificultando el acceso a los objetivos, por el uso de barreras y el acordonamiento de zonas de seguridad, los terroristas empezaron a aproximarse a sus objetivos a pie, con la ventaja de que, de esta forma, pueden acercarse a ellos todo lo que quieran. Al intentar combatir esta tendencia, la mayoría de los países definieron como perfil del posible terrorista suicida a un hombre, lo que hizo que los terroristas empezaran a reclutar a mujeres para llevar a cabo este tipo de atentados. Aunque ninguna mujer ha cometido un atentado suicida en Argelia todavía, este hecho merece ser tenido en cuenta, dados los escasos (o incluso, en algunas áreas estratégicas, inexistentes) controles de seguridad efectuados a las mujeres. Los siguientes dos ejemplos muestran cómo se está alentando a las mujeres a aumentar su participación en estos atentados:

* El 23 de enero de 2008 las fuerzas de seguridad argelinas detuvieron en Nedroma a un sospechoso de querer cometer un atentado suicida. Al registrar su vivienda se encontró un ordenador que había sido escondido por su hermana. Su propietario había dañado deliberadamente el teclado y el sistema operativo del microordenador en cuestión, así como los componentes electrónicos del ordenador de escritorio principal, para borrar sus contenidos. A pesar de sus esfuerzos, con la ayuda de programas de recuperación de datos, las fuerzas de seguridad consiguieron recuperar la información. Para el presente análisis resulta importante que, en muchos de los documentos, se instaba a las mujeres a tomar parte en la guerra en Irak y en actividades terroristas en Argelia. Entre los ficheros recuperados también se encontraron manuales de capacitación sobre el manejo de armas y explosivos, así como documentos en que se enseñaba a los nuevos reclutas métodos que les permitirían resistir los interrogatorios de los organismos de seguridad argelinos. [2]
* El 13 de febrero de 2008 un hombre y dos mujeres fueron detenidos por la policía en Lakhdaria después de que el hombre (identificado por sus iniciales B.T., de 31 años) amenazara con cometer un atentado suicida en una de las comisarías de los organismos de seguridad. Dos mujeres jóvenes que vivían en Lakhdaria, una de ellas de 21 años, llamada Sabrina, fueron arrestadas. B.T., conocido por la policía, fue detenido en 1996 y pasó 15 años en prisión antes de ser liberado el 25 de julio de 2004 como parte de un proceso de amnistía. Como miembro del GIA, se le consideraba un experto en explosivos y especialista en la fabricación de bombas caseras.[3]

Un posible motivo del cambio de táctica puede tener que ver con su valor propagandístico y con la fortaleza real de la organización. Cabe esperar que una organización que no deja de perder combatientes experimentados termine optando por una estrategia de menor confrontación. Esto explicaría el creciente uso de explosivos en vez de armas de fuego, puesto que en el segundo caso el terrorista puede morir durante el tiroteo. El uso de explosivos también permite que un pequeño núcleo de extremistas experimentados se dedique a crear los dispositivos y deje la parte ejecutiva a terroristas suicidas o combatientes menos expertos, y por tanto más fáciles de reemplazar. Asimismo, el impacto que provoca la muerte de un terrorista suicida en un área densamente poblada es mayor que el provocado por la muerte de unos cuantos miembros de las fuerzas de seguridad en áreas remotas. Tras la pérdida de miembros experimentados del GSPC como consecuencia de rendiciones y detenciones, o de su eliminación por las fuerzas de seguridad, el GSPC/AQMI está incrementando sus esfuerzos por atraer tanto a combatientes extranjeros como a jóvenes voluntarios (de entre 16 y 25 años), a menudo inexpertos pero idealistas. Básicamente, la fortaleza de la organización, medida por el número de combatientes, ha dejado de ser indicativa de su nivel de amenaza. La capacidad para reclutar a potenciales terroristas suicidas resulta ahora más indicativa que el número de combatientes dispuestos a enfrentarse a las fuerzas de seguridad en actos de insurgencia o guerras de guerrillas.

Las nuevas técnicas de reclutamiento también han planteado un nuevo desafío para las fuerzas de seguridad, en el sentido de que resulta más difícil aplicar medidas proactivas contra individuos sin antecedentes penales o que no han levantado sospechas y, por lo tanto, resultan desconocidos para las fuerzas de seguridad. Los nuevos reclutas se buscan sobre todo en las mezquitas, aunque Internet es también una herramienta extremadamente eficaz para llegar a los jóvenes y radicalizarlos, tanto en Argelia como en otras partes del mundo. Muchos jóvenes, incluso de entornos socioeconómicos pobres, frecuentan los cibercafés, donde tienen acceso a material de vídeo, manuales de capacitación y mensajes de carácter terrorista. Además de este interés en los jóvenes, el perfil de los terroristas suicidas que cometieron los atentados del 11 de abril de 2007 plantea además otra preocupación: el reclutamiento de antiguos delincuentes, en particular de personas implicadas en delitos de narcotráfico y alcohol. Por ejemplo, Benchihab Mouloud Hossine, alias Abu Dujanah, había cumplido penas de prisión en los correccionales de Serkaji, Berouaghia y Ouargla, por múltiples delitos, entre ellos “la promoción y el consumo de drogas”, mientras que Marwan Boudina, alias Nabil o Muadz bin Jabal, que había atentado contra el Palacio del Gobierno, también había participado en delitos, hasta que en enero de 2007 se convirtió en musulmán devoto. [4] Es bien sabido que la ingesta de alcohol y drogas está prohibida por el islam. Tanto Argelia como Marruecos están registrando aumentos en el consumo de drogas, lo que proporciona una importante fuente de posibles terroristas suicidas, explotados por los extremistas en beneficio propio.

El adiestramiento de los terroristas suicidas tiene lugar tras un breve período de radicalización, relativamente cerca de la zona donde fueron reclutados, a diferencia de los campos de adiestramiento móviles que se emplean fundamentalmente para individuos (tanto locales como extranjeros) de camino a Irak. A este respecto, Argelia sirve como base de combatientes extranjeros con destino a Irak, especialmente procedentes de Marruecos, Túnez, Libia, Nigeria, Níger, Malí y Senegal. Sin embargo, el ejemplo del nacional mauritano que participó en el atentado del 20 de agosto puede apuntar a que esta táctica podría cambiar en el futuro.

Resulta igualmente importante señalar que los atentados suicidas se han venido produciendo en conjunción con atentados con bombas al borde de caminos (que no son una nueva táctica), dirigidos fundamentalmente a los miembros de las fuerzas de seguridad. Otro motivo de preocupación es que, aunque la mayor parte de los atentados se cometen en localidades de menor tamaño al este de Argel, los operativos de AQMI también han demostrado ser capaces de ejecutar atentados con éxito en grandes ciudades como Argel. Aunque la parte occidental de Argelia se considera a menudo “tranquila”, a pesar de que la región fronteriza con Marruecos se utiliza para pasar de contrabando armas y explosivos hacia la parte oriental del país (el 24 de agosto de 2008 las fuerzas de seguridad argelinas acabaron con 10 militantes en un tiroteo cerca de Tarek Ibn Ziad, a 250 kilómetros al oeste de Argel),[5] esta zona podría empezar a escogerse como objetivo de atentados en el futuro, en particular tras la adopción de nuevas medidas de seguridad, más duras, en el centro y el este del país. Según el diario Echourouk El Youmi,[6] las Fuerzas Armadas han aumentado y reforzado sus controles en los pueblos y las ciudades del este de Argelia y en sus alrededores. También se ha equipado con escáneres móviles a las unidades combinadas de seguridad antiterrorista, para que puedan registrar los contenidos de las bolsas, las maletas y los maleteros de los vehículos en la región oriental del país. En otras palabras, aunque cabe esperar que los atentados suicidas se produzcan en Argel, Boumerdes y Tizi Ouzou, no deben descartarse otras zonas altamente pobladas al oeste de Argel.

A pesar del devastador impacto de los atentados suicidas, este nuevo modus operandi tiene dos consecuencias “positivas”: la indignación de la opinión pública y la disensión, dentro de la propia organización, de individuos contrarios a que se asesine indiscriminadamente a civiles inocentes. Aunque un objetivo pueda considerarse “legítimo”, detonar un dispositivo explosivo en un área pública no mata o hiere solamente a aquéllos contra quienes va dirigido el atentado. En otras palabras, siempre habrá “víctimas no buscadas”. En respuesta, en su última declaración tras los atentados del 20 de agosto, AQMI afirmó que sus autores “se aseguraron de que los pasajeros del autobús escoltado eran ciudadanos canadienses. Por tanto, el objetivo era el autobús y no, como afirman los apóstatas, nuestros hermanos, trabajadores musulmanes… escogemos nuestros objetivos con mucho cuidado y siempre nos preocupamos de no derramar vuestra sangre. No atacamos a inocentes”.[7]

Conclusión: Lamentablemente, la experiencia de Argelia no puede resumirse en pocas palabras, pero sí que convendría aprender una lección. Ésta es que los terroristas siempre adaptarán su objetivo y su estrategia para lograr sus fines, o incluso para no perder relevancia. La lección que deben extraer las fuerzas de seguridad es no dejar de pensar nunca y prepararse siempre para lo inimaginable, puesto que los terroristas tienen que estar siempre un paso por delante para ser capaces de lograr sus objetivos.

********************

NOTAS:

[1] Véase http://www.issafrica.org/

[2] “Algerian would-be suicide bomber arrested in Nedroma”, BBC Middle East, 25/I/2008.

[3] “Algerian security forces foil suicide bombing attempt in Lakhdaria”, BBC Middle East, 13/II/2008.

[4] Echourouk El Youmi, 16-17/IV/2007.

[5] A. de Montesquiou, “10 suspected militants killed in Algeria”, Associated Press, 24/VIII/2008.

[6] Véase http://www.echoroukonline.com/fra/selection/1872.html.

[7] “Months of planning to kill Canadians brought only Algerian deaths in blast”, Edmonton Journal, 23/VIII/2008.

Fuente: Bitácora Almendrón. Tribuna Libre © Miguel Moliné Escalona

febrero 26, 2009 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

>Al Qaeda camina "hacia su defunción y es imposible que la tendencia se revierta"

>

Por PATRICIA R. BLANCO (El País.com, - Madrid - 30/12/2008)

“El fin de Al Qaeda está más cerca que nunca de convertirse en una realidad”. Así de contundente se expresa Jean Pierre Filiu, profesor del Instituto de Estudios Políticos de París y experto en yihadismo, que se aventura a pronosticar que en 2009 la organización dirigida por Bin Laden podría desaparecer o quedar reducida a núcleos marginales. “No significa que se desvanezca la amenaza terrorista” porque existen otros grupos. Sin embargo su derrota en Irak, la pérdida de presencia en Internet y la oposición cada vez mayor del mundo musulmán empujan a Al Qaeda “hacia su defunción y es imposible que esa tendencia se revierta en 2009″.

“Estados Unidos posiblemente anunciará que la derrota de Al Qaeda ha sido obra suya pero no es cierto”, afirma Filiu. Según el arabista, “las fuerzas árabes suníes y chíes” están haciendo posible la caída de la organización porque han comprendido que “el mayor número de víctimas de Al Qaeda” se registra entre la población musulmana a pesar de su declaración de guerra contra Estados Unidos y todos sus aliados.

“Los líderes de Al Qaeda recurren al islam para justificar sus acciones pero sus objetivos son eminentemente políticos, en la medida en que buscan destruir y transformar radicalmente las estructuras sociales, políticas, económicas y administrativas de los escenarios en los que actúan”, considera Filiu. Al Qaeda se define así misma como una organización musulmana suní que persigue la consecución del nuevo califato islámico, pero, según el politólogo “los musulmanes se han dado cuenta de que la religión es únicamente la excusa para legitimar sus actos, un señuelo para lograr apoyo social y reclutar a sus miembros”.

Por otra parte, “han perdido su monopolio en Internet” sentencia Jean Pierre Filiu. “Al Qaeda se ha encontrado con la competencia de los arrepentidos, que explican en la Red que la organización mata civiles, incluidos musulmanes, y que la yihad entendida como guerra santa contra los infieles no tiene justificación teológica”. Más aún, “de sus cinco foros sólo conservan Al Hefba.

Al Qaeda, con menos proyección internacional

La contención de la expansión de Al Qaeda es otro de los síntomas de su decadencia. No sólo el eje central de la organización -en Irak y Arabia Saudí- se está derrumbando sino que “no ha logrado asentarse en Gaza debido a la barrera interpuesta por el nacionalismo de las facciones palestinas”. Además, el brazo de Al Qaeda en el Magreb islámico, el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate “no ha logrado proyectarse fuera de su área de actuación inicial, lo que significa que Al Qaeda no le ha inyectado una nueva fuerza”, estima el experto en yihadismo. “A lo peor hay una estabilización y a lo mejor un principio de repliegue”, añade.

En este sentido, Filiu considera que durante los dos últimos años, se han reducido las alertas por terrorismo en Europa: “Los servicios secretos europeos han desmantelado muchas de sus células”, explica el arabista, que subraya la importancia de que los miembros detenidos eran entrenados para dar apoyo a las acciones en el Magreb y no en Europa, otro de los indicativos de su menor proyección internacional.

“Al Qaeda está volviendo a sus raíces como un círculo que se cierra y esta tendencia se consolidará en 2009″, sentencia Filiu. La organización comenzó a actuar hace 20 años con bases en las zonas tribales entre Afganistán y Pakistán, donde construyó su red de colaboración con los talibanes y “ahora su influencia se está reduciendo a sus santuarios originales, aunque no hay que bajar la alerta porque todavía pueden dañar”.

Con respecto a otros grupos terroristas como Lashkar e Taiba en Pakistán, Fatah al Islam en Líbano o Jemee Islamia en Indonesa, Filiu asegura que “tienen agendas regionales” y “aunque pueden colaborar de un modo puntual con Al Qaeda, no necesitan su ayuda” porque cuentan con sus “propios medios de financiación y su red de Internet”.

diciembre 30, 2008 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

>La nueva cara de Al Qaeda

>FP en español

Pocos de los individuos que llevan acabo atentados suicidas encajan en el estereotipo de un asesino de masas. Aquí tiene a cuatro personas que representan ese cambio en el perfil de los terroristas.

 

Shehzad  Tanweer

País de nacimiento: Reino Unido.

Edad: 22.

Misión: Atentado suicida con bomba en Londres.

Antecedentes: Sus conocidos recuerdan a Tanweer, nacido en Bradford y criado en Leeds, como un excelente jugador de cricket en su juventud. Asistió a la universidad y trabajó en el establecimiento de fish and chips de su familia. Probablemente, se radicalizó durante su viaje a un campamento de estudios islámicos en Pakistán a principios de 2005, según las distintas informaciones. Sólo unos meses después de su regreso, él y otros tres hombres detonaron sus bombas a bordo de tres vagones del metro de Londres y de un autobús, matando a 52 personas e hiriendo a más de setecientos.

¿Por qué es importante? Con las bombas de Londres, Tanweer y sus compinches llevaron a cabo el primer ataque suicida en suelo británico. Él personifica la amenaza de los operativos limpios, dicen las autoridades. No tenía antecedentes de violencia o de problemas con la policía. Su familia le describe como “orgulloso de ser inglés ”.

 

Muriel Degauque

País de nacimiento: Bélgica.

Edad: 38.

Misión: Atentado suicida con bomba en Baquba, Irak.

Antecedentes: Los amigos recuerdan a Degauque, una católica de la ciudad dormitorio belga de Charleroi, como una estudiante con buenos modales y bien vestida. Se convirtió al islam después de luchar para poner fin a su adicción al alcohol y a las drogas. Sus creencias religiosas comenzaron a radicalizarse después de casarse con un musulmán belga que era conocido por las autoridades locales como un extremista. Tras viajar a Irak vía Siria en 2005, murió en noviembre de ese mismo año al inmolarse contra una patrulla militar estadounidense.

¿Por qué es importante? Los expertos en terrorismo creen que Degauque fue la primera mujer musulmana europea que murió como terrorista suicida. Las mujeres del Viejo Continente que están contrayendo matrimonio con hombres musulmanes son una gran fuente de conversiones y las unidades de contraterrorismo están cada vez más preocupadas de que éstas representen un pequeño, pero potencialmente mortal, elemento de amenaza terrorista en Europa.

 

Ahmed Said Ahmed al Ghamdi

País de nacimiento: Arabia Saudí.

Edad: 20.

Misión: Ataque suicida con bomba en Mosul, Irak.

Antecedentes: Sus conocidos describen a Ghamdi como educado y de buenos modales. Estudió medicina en Sudán, donde su padre era diplomático en la embajada saudí. Allí, empezó a mostrar signos de su creciente devoción musulmana, dejándose crecer la barba y estudiando el Corán intensamente. Fue reclutado por un grupo insurgente del norte de Irak llamado Ansar al Sunna y el 21 de diciembre de 2004, Ghamdi utilizó un chaleco de explosivos para inmolarse en el interior de un comedor del cuartel militar de EE UU en Mosul. El ataque se cobró la vida de 22 personas e hirió a otras 60. Fue la vez que más vidas se han perdido en una base militar estadounidense.

¿Por qué importa? La radicalización de Ghamdi llama la atención porque era inteligente, con contactos en Riad y unas excelentes perspectivas profesionales. Criado en la clase alta saudí, representa el nivel superior de formación entre la juventud de Oriente Medio, que no suele asociarse a un caldo de cultivo para el reclutamiento de terroristas. Pero su viraje hacia el terror no debería verse como una sorpresa. Tres miembros del clan Ghamdi estaban entre los secuestradores de los aviones del 11-S.

 

Kafeel Ahmed

Países de nacimiento: India.

Edad: 27.

Misión: Intento de atentado suicida en Escocia.

Antecedentes: Ahmed nació en Bangalore (India) y creció en Arabia Saudí e Irán, donde sus padres ejercieron la medicina. Estudió ingeniería en su país natal y después cursó un máster y un doctorado en Gran Bretaña. Trabajó para una importante subcontrata india entre 2005 y 2006 que servía a clientes en la industria aeronáutica, incluyendo Boeing y Airbus. El 30 de junio de 2007, Ahmed y un compañero estrellaron un jeep lleno de botes de propano dentro del aeropuerto de Glasgow. Ahmed sobrevivió al ataque, pero murió después a causa de las quemaduras.

¿Por qué importa? Es el primero en atentar en Escocia tras las bombas de Lockerbie de 1988. El caso de Ahmed muestra cómo las nuevas tecnologías están ayudando a reclutar a la nueva generación de terroristas. Las autoridades creen que se radicalizó en chats fundamentalistas, donde seguía de cerca los sucesos de Afganistán, Irak y Palestina. Era aficionado a descargarse discursos de Osama Bin Laden, aunque mostraba todavía poco interés por las causas islamistas en India. Ahmed también se descargó cientos de diseños de bombas de páginas yihadistas de Internet.

diciembre 22, 2008 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

¿Al Qaeda en auge?

Por Fawaz A. Gerges, de la cátedra Christian A. Johnson de Oriente Medio del Sarah Lawrence College. Autor de El viaje del yihadista: dentro de la militancia musulmana. Ed. Libros de Vanguardia. Traducción: José María Puig de la Bellacasa (LA VANGUARDIA, 13/08/08):

Siete años después de que la Administración Bush declarara la guerra total contra Al Qaeda (con un coste de cientos de miles de vidas y billones de dólares), se aprecia escaso acuerdo entre funcionarios estadounidenses y especialistas independientes sobre la situación de la organización terrorista y grupos afines que han irrumpido en escena desde el 2003.

Consúltense, por ejemplo, las declaraciones al respecto de dos funcionarios de alto rango de los servicios de inteligencia estadounidenses. En el mes de mayo, en una entrevista concedida a The Washington Post,el director de la CIA Michael V.

Hayden manifestó que Al Qaeda se halla ahora a la defensiva en todo el mundo, incluida la frontera entre Afganistán y Pakistán.

“Nada de eso”, replicó otro destacado funcionario la misma semana. “Una Al Qaeda reconstituida seguirá siendo la principal amenaza terrorista”, declaró Donald M. Kerr, director adjunto del organismo de la Inteligencia Nacional al pasar revista a los desafíos que se le plantearán al futuro presidente de Estados Unidos en un discurso en el Instituto Washington para la Política en Oriente Medio, institución proisraelí.

Según Kerr, Al Qaeda y sus partidarios, atrincherados en las zonas fronterizas tribales afganopakistaníes, constituyen “nuestro principal motivo de preocupación”. Es menester referirse, en consecuencia, a dos discursos oficiales que indudablemente difieren.

De modo similar, especialistas independientes difícilmente se ponen de acuerdo sobre si Al Qaeda sigue siendo aún una amenaza letal. En su último libro La yihad sin liderazgo: redes terroristas en el siglo XXI reseñado en estas páginas el día 21/ VII/ 2008-, Marc Sageman asevera que Al Qaeda es una sombra de lo que fue y languidece con rapidez.

Bien, no todos coinciden con las apreciaciones de Sageman. Ciertamente no es el caso de Walid Phares, figura académica metamorfoseada en ideólogo conservador. Phares, miembro de la junta de la Fundación para la Defensa de las Democracias (Washington DC) apremia a Occidente, en su nuevo libro La confrontación: ganando la guerra contra la yihad futura, a librar una guerra total no sólo contra Al Qaeda, sino también contra los regímenes iraní y sirio, Sudán, Libia, Arabia Saudí, Hizbulah en Líbano, el grupo palestino Hamas y los Hermanos Musulmanes de Egipto, para no hablar de Cuba y Corea del Norte.

En La confrontación,Phares afirma que la supervivencia del mundo libre está en juego porque progresan las fuerzas de la yihad global. “Las redes terroristas – afirma- disponen de petróleo, emporios financieros, ejércitos regulares, milicias, conexiones ocultas, líderes religiosos radicales, medios influyentes, madrazas, regímenes, círculos en el interior de los gobiernos, armas bioquímicas, ideología totalitaria, sitios de internet de colaboradores y simpatizantes en el seno del mundo libre y, potencialmente, armas nucleares”.

Aunque algunos políticos y expertos consideran que la amenaza de Al Qaeda puede evolucionar según un patrón – en términos médicos- de carácter autolimitado (que remite en el tiempo y no debido a intervención externa), Phares califica el yihadismo de “movimiento mundial (…) que persigue el propósito de la dominación mundial”. Apremia a Occidente, sobre todo a EE. UU., a avanzar para “liberar Oriente”, derrocando gobiernos opresores en Oriente Medio y allende aquellas tierras. Y, a fin de soportar las adversidades y ganar esta larga guerra – afirma Phares- Occidente debe modificar radicalmente su forma de pensar. Phares lanza improperios contra las “elites dominantes” que han lavado el cerebro de la ciudadanía sin explicar que estamos en una guerra total contra un enemigo implacable.

De hecho, La confrontación rebosa de conspiraciones y conspiradores que se proponen minar el mundo libre desde dentro. La yihad, con ayuda de recursos y apoyo de ciertos estados, “ha conseguido deslizarse en el seno de elites occidentales y comunidades étnicas desde las que ya ha lanzado triunfantes y sangrientos ataques”. Phares quiere dar a entender que los terroristas han minado auténticamente las principales universidades europeas y estadounidenses y numerosos laboratorios de ideas, pero resulta imposible saber a ciencia cierta lo que Phares quiere decir pues no aporta pruebas o ejemplos convincentes al respecto.

Como en el caso de la extrema izquierda, desconfía de los medios de comunicación clásicos e incita a la sociedad occidental a seguir la información de los blogueros, noticias y crónicas sobre el terreno, YouTube, charlas por internet y otros medios libres para obtener información, al menos hasta que los medios de comunicación tradicionales KRAHN “reajusten su enfoque de acuerdo con la realidad de la amenaza yihadista”. Ala hora de identificar al enemigo, Phares mete en el mismo saco a la laica Siria, el Irán chií y Al Qaeda (organización fundamentalista suní), la Cuba comunista y Corea del Norte.

En suma, La confrontación resulta reveladora porque es una exposición a pleno pulmón de la mentalidad ideológica que se impuso en su día en el equipo responsable de la política exterior de la Administración Bush tras el 11-S y que aún pugna por abrirse paso. El enfoque de Phares casa de hecho con la óptica propia del yihadismo y su libro constituye la receta para una política occidental que sería tan autolesiva como el yihadismo resulta ser, como se ha mencionado, un mal autolimitado.

agosto 13, 2008 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

>¿Al Qaeda en auge?

>

Por Fawaz A. Gerges, de la cátedra Christian A. Johnson de Oriente Medio del Sarah Lawrence College. Autor de El viaje del yihadista: dentro de la militancia musulmana. Ed. Libros de Vanguardia. Traducción: José María Puig de la Bellacasa (LA VANGUARDIA, 13/08/08):

Siete años después de que la Administración Bush declarara la guerra total contra Al Qaeda (con un coste de cientos de miles de vidas y billones de dólares), se aprecia escaso acuerdo entre funcionarios estadounidenses y especialistas independientes sobre la situación de la organización terrorista y grupos afines que han irrumpido en escena desde el 2003.

Consúltense, por ejemplo, las declaraciones al respecto de dos funcionarios de alto rango de los servicios de inteligencia estadounidenses. En el mes de mayo, en una entrevista concedida a The Washington Post,el director de la CIA Michael V.

Hayden manifestó que Al Qaeda se halla ahora a la defensiva en todo el mundo, incluida la frontera entre Afganistán y Pakistán.

“Nada de eso”, replicó otro destacado funcionario la misma semana. “Una Al Qaeda reconstituida seguirá siendo la principal amenaza terrorista”, declaró Donald M. Kerr, director adjunto del organismo de la Inteligencia Nacional al pasar revista a los desafíos que se le plantearán al futuro presidente de Estados Unidos en un discurso en el Instituto Washington para la Política en Oriente Medio, institución proisraelí.

Según Kerr, Al Qaeda y sus partidarios, atrincherados en las zonas fronterizas tribales afganopakistaníes, constituyen “nuestro principal motivo de preocupación”. Es menester referirse, en consecuencia, a dos discursos oficiales que indudablemente difieren.

De modo similar, especialistas independientes difícilmente se ponen de acuerdo sobre si Al Qaeda sigue siendo aún una amenaza letal. En su último libro La yihad sin liderazgo: redes terroristas en el siglo XXI reseñado en estas páginas el día 21/ VII/ 2008-, Marc Sageman asevera que Al Qaeda es una sombra de lo que fue y languidece con rapidez.

Bien, no todos coinciden con las apreciaciones de Sageman. Ciertamente no es el caso de Walid Phares, figura académica metamorfoseada en ideólogo conservador. Phares, miembro de la junta de la Fundación para la Defensa de las Democracias (Washington DC) apremia a Occidente, en su nuevo libro La confrontación: ganando la guerra contra la yihad futura, a librar una guerra total no sólo contra Al Qaeda, sino también contra los regímenes iraní y sirio, Sudán, Libia, Arabia Saudí, Hizbulah en Líbano, el grupo palestino Hamas y los Hermanos Musulmanes de Egipto, para no hablar de Cuba y Corea del Norte.

En La confrontación,Phares afirma que la supervivencia del mundo libre está en juego porque progresan las fuerzas de la yihad global. “Las redes terroristas – afirma- disponen de petróleo, emporios financieros, ejércitos regulares, milicias, conexiones ocultas, líderes religiosos radicales, medios influyentes, madrazas, regímenes, círculos en el interior de los gobiernos, armas bioquímicas, ideología totalitaria, sitios de internet de colaboradores y simpatizantes en el seno del mundo libre y, potencialmente, armas nucleares”.

Aunque algunos políticos y expertos consideran que la amenaza de Al Qaeda puede evolucionar según un patrón – en términos médicos- de carácter autolimitado (que remite en el tiempo y no debido a intervención externa), Phares califica el yihadismo de “movimiento mundial (…) que persigue el propósito de la dominación mundial”. Apremia a Occidente, sobre todo a EE. UU., a avanzar para “liberar Oriente”, derrocando gobiernos opresores en Oriente Medio y allende aquellas tierras. Y, a fin de soportar las adversidades y ganar esta larga guerra – afirma Phares- Occidente debe modificar radicalmente su forma de pensar. Phares lanza improperios contra las “elites dominantes” que han lavado el cerebro de la ciudadanía sin explicar que estamos en una guerra total contra un enemigo implacable.

De hecho, La confrontación rebosa de conspiraciones y conspiradores que se proponen minar el mundo libre desde dentro. La yihad, con ayuda de recursos y apoyo de ciertos estados, “ha conseguido deslizarse en el seno de elites occidentales y comunidades étnicas desde las que ya ha lanzado triunfantes y sangrientos ataques”. Phares quiere dar a entender que los terroristas han minado auténticamente las principales universidades europeas y estadounidenses y numerosos laboratorios de ideas, pero resulta imposible saber a ciencia cierta lo que Phares quiere decir pues no aporta pruebas o ejemplos convincentes al respecto.

Como en el caso de la extrema izquierda, desconfía de los medios de comunicación clásicos e incita a la sociedad occidental a seguir la información de los blogueros, noticias y crónicas sobre el terreno, YouTube, charlas por internet y otros medios libres para obtener información, al menos hasta que los medios de comunicación tradicionales KRAHN “reajusten su enfoque de acuerdo con la realidad de la amenaza yihadista”. Ala hora de identificar al enemigo, Phares mete en el mismo saco a la laica Siria, el Irán chií y Al Qaeda (organización fundamentalista suní), la Cuba comunista y Corea del Norte.

En suma, La confrontación resulta reveladora porque es una exposición a pleno pulmón de la mentalidad ideológica que se impuso en su día en el equipo responsable de la política exterior de la Administración Bush tras el 11-S y que aún pugna por abrirse paso. El enfoque de Phares casa de hecho con la óptica propia del yihadismo y su libro constituye la receta para una política occidental que sería tan autolesiva como el yihadismo resulta ser, como se ha mencionado, un mal autolimitado.

agosto 13, 2008 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

El renacimiento de Al Qaeda

Por Fernando Reinares, director del Programa sobre Terrorismo Global en el Real Instituto Elcano y catedrático de Ciencia Política en la Universidad Rey Juan Carlos (EL PAÍS, 19/07/09):

Mucho se está especulando sobre la naturaleza del actual terrorismo global, es decir, del terrorismo relacionado de uno u otro modo con Al Qaeda. Se trata de una polémica muy extendida en los círculos académicos y en las comunidades de inteligencia, con implicaciones para el enfoque que ha de darse a las políticas nacionales de seguridad y a la cooperación internacional en dicha materia. Una polémica en torno a cómo ha evolucionado ese fenómeno tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y al tipo de amenaza que supone en nuestros días tanto para los países cuyas poblaciones son mayoritariamente musulmanas como para otras sociedades, incluidas por supuesto las del mundo occidental.

Como consecuencia de la reacción estadounidense a lo ocurrido aquel día en Nueva York y Washington, la estructura terrorista liderada por Osama Bin Laden perdió el santuario del cual venía disfrutando en Afganistán desde mediados los noventa y quedó seriamente menoscabada. No pocos de sus grupos afines, que de igual manera contaban con campos de entrenamiento y otras infraestructuras al amparo del régimen de los talibanes, se vieron asimismo afectados. Y las organizaciones directa o indirectamente vinculadas con Al Qaeda que tenían sus bases fuera de ese país surasiático fueron desde entonces objeto de una decidida represión por parte de los Gobiernos con autoridad sobre las diferentes jurisdicciones estatales donde se encontraban.

Estos acontecimientos son suficientemente conocidos y no parece que respecto a ellos exista demasiada controversia entre los observadores atentos del fenómeno. Sin embargo, no pocos de éstos concluyeron, a partir de aquellos hechos, que Al Qaeda había dejado de existir, transformada en una ideología o en un movimiento. Concluyeron también que el terrorismo global se había convertido en un fenómeno amorfo, carente de estructuración formal y de liderazgo. Concluyeron, finalmente, que la verdadera amenaza terrorista procede ahora de células locales constituidas de manera espontánea y compuestas por individuos radicalizados a sí mismos bajo el influjo de una serie de ideas diseminadas sobre todo a través de Internet.

A esta visión ha contribuido la obra de un influyente doctrinario del terrorismo yihadista. Un individuo de origen sirio pero nacionalizado español que responde al sobrenombre de Abu Musab al Suri, miembro fundador de la célula establecida por Al Qaeda en nuestro país una década antes del 11-M y luego incorporado al círculo inmediato de Osama Bin Laden. Fue detenido en Pakistán en 2005, no sin que antes publicase su Llamada a la resistencia islámica mundial.

Ahora bien, afirmar que aquella estructura terrorista ha desaparecido, que el terrorismo global es ahora un fenómeno amorfo y que la amenaza emana hoy de células locales surgidas espontáneamente no parece que se corresponda con la realidad. Para empezar, Al Qaeda sigue existiendo. Se ha transformado en los últimos años, mostrando gran resistencia y una sobresaliente capacidad de adaptación, pero está regenerada y los servicios de inteligencia occidentales lo saben. Su núcleo de liderazgo, reconstituido en distintas ocasiones, permanece en la zona fronteriza de Pakistán con Afganistán, donde dispondría de algunos centenares, si no unos miles, de miembros propios. Dispone además de tramas y células, así como de agentes y colaboradores, fuera de aquella zona. Eso sí, ha venido subsanando su estado previo, como remanente de la estructura terrorista que existía antes del 11-S, con una extraordinaria producción de propaganda audiovisual. Sus capacidades operativas no son las mismas que en el pasado, pero han vuelto a ser considerables.

Más aún, Al Qaeda ha conseguido establecer, aunque no siempre de la misma manera, algunas extensiones territoriales. Es el caso de la denominada Al Qaeda en la península Arábiga, que dio comienzo a su campaña terrorista en 2003. O el de la altamente burocratizada Al Qaeda para la Yihad en la Tierra de los Dos Ríos, constituida en 2004 en Irak, a partir de un grupo denominado Unicidad de Dios y Yihad, muy activo en ese país desde que fuera militarmente invadido el año anterior. A inicios de 2007, apareció la no menos estructurada Al Qaeda en el Magreb Islámico, resultante de una fusión, anunciada unos meses antes, entre la propia Al Qaeda y el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, de origen argelino.

Por otra parte, alrededor de 30 grupos y organizaciones activos en distintos lugares del mundo mantienen algún tipo de asociación con Al Qaeda. Difieren mucho en sus dimensiones, grado de articulación, composición y alcance operativo. Entre ellos se encuentran los talibanes afganos, los neotalibanes paquistaníes de Tehrik e Taliban (Fuerza de Talibán), Lashkar e Tayiba (Ejército de los Puros), el Movimiento Islámico del Turkestán Oriental, Harakat ul Jihad ul Islami (Movimiento de la Yihad Islámica), Abu Sayaf (Portadores de la Espada), la Yemaa Islamiya (Asamblea Islámica), Jund as Sham (Ejército del Levante), Asbat al Ansar (Liga de los Seguidores) o Harakat Shabab al Muyahidín (Movimiento de la Juventud Combatiente) o la Unión de la Yihad Islámica escindida del Movimiento Islámico de Uzbekistán.

Cierto que Al Qaeda ha inspirado la formación y el desarrollo, en numerosos países del mundo pero quizá especialmente en los occidentales, de grupúsculos o células carentes, al menos en un principio, de ligámenes con alguno de esos otros componentes del actual terrorismo global. Sin embargo, estos grupúsculos o células que se autoconstituyen influenciados por los fines y los medios propugnados desde el núcleo de Al Qaeda pueden llegar a establecer esos vínculos. En cualquier caso, estas redes y células autoconstituidas no deben confundirse, como a menudo ocurre, con las que están bajo el mando directo de Al Qaeda, situadas en la periferia de sus extensiones territoriales o integradas en grupos y organizaciones afiliados con esa estructura terrorista.

Como tampoco debe exagerarse su importancia a expensas de los otros componentes del terrorismo global. La inmensa mayoría de los atentados relacionados con Al Qaeda que se han perpetrado en los últimos seis años y medio son obra de esta misma y, sobre todo, de sus extensiones territoriales y de grupos u organizaciones afines. Y esos tres componentes del terrorismo global destacan en general por un significativo grado de articulación, con disciplina interna, especialización funcional, jerarquía y dirección reconocida. Algo que no casa con la noción de un fenómeno desorganizado que sería la suma de grupúsculos independientes y células espontáneas. Estos actores locales son parte del terrorismo global, pero no debe tomarse esa parte por el todo.

En conjunto, tanto Al Qaeda y sus extensiones territoriales, como los grupos y organizaciones relacionados con aquella estructura terrorista o los grupúsculos y células que se autoconstituyen influenciados por la misma forman un heterogéneo pero definido entramado internacional. Es una urdimbre que evoluciona, cuyos componentes están interconectados entre sí de muy diferentes maneras y pueden variar con el tiempo en número, condición e importancia relativa. Los riesgos y amenazas que el terrorismo global plantea para distintos países o regiones del planeta dependen precisamente del modo en que se combinan esos distintos componentes.

En todo caso no es el modelo de Abu Musab Al Suri el que impera, sino el diseñado por otro ideólogo del yihadismo violento, Abu Bakar Naji, en su La gestión de la ferocidad. En suma, el actual terrorismo global no es un fenómeno amorfo sino polimorfo. Que es distinto.

julio 21, 2008 Publicado por | Al Qaeda, terrorismo | Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.